Pasos sencillos para ser feliz

 

5.PASOS SENCILLOS PARA SER MÁS FELIZ

 

1.POTENCIA TUS RELACIONES SOCIALES.

Amigos

 

El ser humano es un ser social, no es posible ser feliz si te aíslas o no tienes relaciones sociales.

El pertenecer a un grupo, el compartir experiencias, tiene unos grandes beneficios para la salud mental y por lo tanto la física, mejora la autoestima y baja los niveles de ansiedad.

 

2.MÁRCATE OBJETIVOS A CORTO PLAZO.

 

Objetivos-de-resultado-y-proceso-1030x772[1]

 

Vivir sin objetivos es vivir a la deriva, sin rumbo, por eso es importante tener objetivos a corto plazo.

 

Si no se te ocurren objetivos a corto plazo, puedes dividir un objetivo a largo plazo en pequeños objetivos más cercanos, de esta forma, conforme vayas consiguiendo cada objetivo, te irás sintiendo bien por el hecho de haberlo alcanzado y mejorarás tu autoestima impulsándote así al siguiente.

La clave para marcarse objetivos es que estén bien definidos y sean alcanzables.

 

3.HAZ UN POCO DE EJERCICIO

 

9-equilibrio-mental[1]

 

El ejercicio aeróbico genera endorfinas que son las “hormonas de la felicidad”. La liberación de esta hormona será mayor cuanto más intenso sea el ejercicio. Si no podemos o no nos gustan los deportes muy duros, podemos hacer deportes en donde el esfuerzo sea moderado pero de mayor  duración.

 

4.NO POSTERGUES COSAS

Intenta no aplazar cosas, el hacerlo, nos genera un sentimiento de culpa que afecta de forma negativa a nuestro estado de ánimo, aunque no seamos conscientes de ello.

Por eso, intenta no aplazar cosas y ponte al día, verás como te sientes con mucha más energía.

 

 

 imagesH5ZCEM2A

 

5.NO TE CASTIGUES. ¡QUIÉRETE!

 

Yo me quiero[1]

 

A veces, no actuamos como queremos, y al ocurrir esto nos reprochamos el no haber actuado de la forma que creemos correcta. Nos puede pasar al hacer propósitos como empezar a hacer deporte, dejar de fumar, etc…si no lo cumplimos, en nuestro diálogo interior tenemos una serie de frases que hacen que nuestra autoestima baje.

“he vuelto a fumar y no debería haberlo hecho, no tengo fuerza de voluntad, no podré dejarlo nunca, etc.”

Es importante que cambiemos ese “diálogo interior” por uno mas sano que no nos haga sentir culpables cuando no hacemos lo que creemos que tenemos que hacer. Por ejemplo, si intentamos dejar de fumar y no lo cumplimos un día, en vez de decir frases como “Siempre estoy igual”, “no lo voy a conseguir”, intentaremos decir frases como

” Bueno , en otra ocasión lo vuelvo a intentar” .

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *